domingo, 20 de octubre de 2013

final de temporada






Hace apenas un año empezamos a soñar con la vuelta de Alberto Restuccia a los escenarios. Entre noviembre y enero trabajamos el pre-texto dramático. En el mes de febrero largaron los ensayos con Alberto y se sumó al equipo el actor y músico Adrián Prego. A instancias de las ideas escénicas de Fernando Scorsela se compraron varios aparatos de gimnasio en desuso, entre ellos una vieja bicicleta Ondina. Hacia el mes de abril estaba claro que El Gimnasio prometía altas dosis de teatro performático, humor absurdo, indeterminaciones varias y que la dupla actoral comenzaba a definir una química especial: el boxeador travesti y su discípulo más irreverente. En los primeros días de mayo Seba sacó las primeras fotos. Alberto y John Jairo aparecían vestidos por Viki Sosa. Abrimos el blog. Invitamos al estreno. Una noche de mayo en el Bosch. Entre el público estuvo la cantautora asturiana Lorena Álvarez. Alberto y John Jairo cantaron por primera vez sus canciones. 

Mayo.
Junio. 
Julio. 
Agosto. 
Setiembre. 
Octubre. 
Seguimos de largo, toda la temporada, con una gran respuesta del público y muy buenas críticas. Fuimos espectáculo invitado en la edición 2013 del festival Llamale H. Pero, lo más importante, El Gimnasio se mantuvo abierto durante todo el año, demostrando que el teatro under es una forma de la más auténtica resistencia cultural.

Ahora soñamos con una segunda parte.
Pero esa es otra historia.

Los jueves 24 y 31 de octubre despedimos el año con dos últimas funciones...

¡NO FALTES AL GIMNASIO DE ALBERTO Y JOHN JAIRO!


ÚLTIMAS DOS FUNCIONES
Jueves 24 y 31, a las 22 hs
Centro Cultural H. Bosch
(Gonzalo Ramírez 1826 esq. Yaro)

Para reservar localidades deben enviar un sms al 099633677

Localidades: $ 200. 
Descuento 50% con Tarjeta Joven, Jubilados, SUA, Socio Espectacular, Club El País y Cinemateca Uruguaya

El Bosch, en Gonzalo Ramírez casi Yaro

lunes, 7 de octubre de 2013

el síndrome ramírez



fragmento de comentario de Daniel Souza 

“Hay invención cuando se funde el instinto con la inteligencia” (Fernando Pessoa)

“Esta novela son mis demonios que salen convertidos en fantasmas” (Sylvia Lago)

Antes de llegar a la sala del Centro Cultural H. Bosch, intentaba explicar lo de teatro “under”, “alter”, a una compañera educada durante la dictadura en la visión del teatro-con-escenario.
En ese intercambio, fue apareciendo la figura de Alberto Restuccia que como dinosaurio transgresor que es, transita los tiempos desde aquella prehistoria de los 60; con “La imaginación al poder” y “Prohibido prohibir” como lemas que empezaban a mostrar un nuevo paradigma.
Al llegar al teatro mismo, me fui dando cuenta que el mismo estaba instalado en las cercanías desde donde otro dinosaurio llamado Juan Carlos Onetti escribió buena parte de su obra; por lo que podría afirmarse que las subidas y bajadas de Gonzalo Ramírez (*) son la pista más representativa del espíritu mutante, auténtico, nunca “políticamente correcto”, de seres especializados en navegar en las aguas más profundas del ser humano rumiante de estas tierras.

domingo, 8 de septiembre de 2013

SETIEMBRE - MES DE LA DIVERSIDAD

ESPECTÁCULO INVITADO EN EL FESTIVAL "LLAMALE H"

Tres funciones especiales:
JUEVES 12 a las 22
JUEVES 19 a las 22
MARTES 24 a las 23

....

EL GIMNASIO es un espectáculo de humor y teatro performático 
con los actores Alberto RESTUCCIA y Adrián PREGO. 
Los dejo con ellos... les contarán un poco de qué se trata.

video


“El gimnasio es uno de los momentos mayores de teatro de nuestro país. Uno de los momentos mayores de realización poética de nuestra ciudad. Un fragmento de arte puro y bruto. Tan bruto que es extremadamente frágil. Restuccia se sacrifica y deja de ser él para que todos podamos entrar en su cuerpo: para que todos nosotros podamos ser él: hombres, mujeres, maricas, travestis, drogados, proletarios, niños, niñas, toxicómanos, anoréxicos, desgraciados, mendigos, delincuentes, enfermos, insolentes, putos y putas… Restuccia es un refugio carnal: nos recibe a todos: transforma y vacía su cuerpo para albergarnos en una ceremonia de amor. Y esa es la verdadera revolución”.
SERGIO BLANCO, artículo “Restuccia es Restuccia”

 “El Gimnasio, una obra en diez rounds, se transforma en un uppercut teatral. Era de esperar. Restuccia es un peso pesado”.
NELSON DÍAZ, Caras y Caretas

“La simetría teatro-gimnasio es perfecta para la poética de la dupla Peveroni/Dodera y también para poner en múltiples planos la ambigüedad que despliega Restuccia, ilustrándola en lo sexual. Pero eso es solamente una trampa: refiere a una dualidad más profunda, arcana y de la que no se puede escapar. La frase “lo único perfecto es la imperfección”, típica de Peveroni, se hace carne en la escena”.
BERNARDO BORKENZTAIN, del artículo “Al maestro con cariño”

“El gimnasio se desliza por la cultura macha para resistirla y detonar, además, el culto a los cuerpos “perfectos” a favor del cuerpo decadente como fuerza (el gusto por las cicatrices, las deformidades, las curvas, las marcas, se dice) y algunas derivaciones new age”. 
GEORGINA TORELLO, La Diaria

“Restuccia y Prego son dos grandes actores que juegan y, mientras se divierten, divierten a su público. El gimnasio es un espectáculo de teatro, de antiteatro, justamente un espectáculo border”.
ANA LAURA BARRIOS, Brecha

“Las características de Restuccia, sus orientaciones sexuales, sus opciones estéticas, sus historias, alimentan al espectáculo en una suerte de zapada en que los solistas son tan creadores como quienes crean la estructura armónica y rítmica sobre la que se improvisa para generar una obra que hace reír como ninguna otra de Peveroni Dodera, y que desnuda mientras tanto, para que veamos su esencia, a una leyenda de nuestras tablas que aún busca escapar del automatismo para encontrar la magia”.
LEONARDO FLAMMIA, Voces

jueves, 5 de septiembre de 2013

teatro físico

fragmento del artículo "Teatro físico", de Carlos Reyes publicado en El País:

El gimnasio habla de un millón de asuntos: desde los cuerpos imperfectos hasta las canciones lisérgicas, y la entrañable amistad entre dos hombres, que se juegan la vida en diez rounds de intensidad escénica. La obra es el octavo espectáculo que hace la dupla Peveroni-Dodera, y es ideal para gente que quiere ver cosas extrañas, fuera de lo común.

domingo, 14 de julio de 2013

rounds lisérgicos

fragmento del artículo "Rounds lisérgicos", de Ana Barrios publicado en Brecha:

“Propongo algo para salir del marasmo en vez de continuar gimiendo por ese marasmo y por el tedio, la inercia y la necedad de todo”, proclamaba Artaud en El teatro y su doble. Influencia fuerte para Alberto Restuccia y su Teatro Uno, parte de su identidad artística. Y Restuccia en El gimnasio (octavo espectáculo de la dupla Gabriel Peveroni-María Dodera), junto a Adrián Prego, sacuden sin duda el marasmo teatral. Hay una invitación a comulgar con el espectador en un espacio íntimo y significante (la elección del Centro Cultural H Bosch “hace” a la puesta) mediante un lenguaje que escapa del texto dramático para infiltrarse en la performance y el happening. Modos de ser y de vivir la escena de un maestro de varias generaciones de teatristas, entre ellos de la propia directora María Dodera, que lo homenajea aquí con todo su equipo.

ver texto completo

domingo, 23 de junio de 2013

al maestro con cariño

fragmento de comentario de Bernardo Borkenztain:

Yo no quería ver El gimnasio. Y tengo testigos, y uso la primera persona, porque por una vez dejo el papel de crítico o de escritor de ensayos y pienso escribir sobre mí.
Sobre mí, que no quería ver El gimnasio.
No quería, pese a ser admirador de la obra de Gabriel Peveroni y de María Dodera, juntos o por separado, pero es claro que no quería ver El gimnasio.
Pongo por testigo a Santiago Sanguinetti, o a Iván Solarich, con quienes compartí mis reservas, de ver una obra cuyo actor principal no se ciñe a un guion, o que hace lo que quiere en escena. De hecho, si uno pregunta en la sala la duración de la obra, la respuesta es “una hora y media, o más, dependiendo de lo que quiera Restuccia". Los pongo por testigos, insisto, de que yo, NO QUERÍA VER EL GIMNASIO.
(...)
Pero como nada dura, la semana pasada recibí un golpe bajo. Sergio Blanco, probablemente el más grande dramaturgo uruguayo vivo, escribió un texto enormemente laudatorio, no tanto de la obra como de la participación en ella de Alberto Restuccia, que como el Ouróboros, es el objeto y sujeto de la misma...

ver texto completo de Borkenztain

martes, 18 de junio de 2013

restuccia es restuccia


fragmento de comentario de Sergio Blanco:

"Es teatro bruto. En bruto. Es teatro puro. Es teatro. Es asistir a una ceremonia. Un cuerpo a cuerpo. Restuccia es uno de los últimos representantes de una especie en extinción y que nunca existió. Es la palabra haciéndose carne en escena. Es Salomé quitándose uno a uno los velos: ¿y después del último velo qué queda? La piel… Y Restuccia también se la saca: se descarna y al hacerlo nos des-carna. Teatro no de encarnación sino de des-encarnación. Y por eso es político. Y poético –que es la misma cosa–. Su cuerpo es un campo de batalla. Y el nuestro también lo es al asistir a un momento de teatro mayor..." 

viernes, 14 de junio de 2013

buscando la magia



fragmento del artículo "Buscando la magia", de Leonardo Flamia publicado en Voces:


"Parece claro que este espectáculo, sí escrito por Peveroni, sí dirigido por Dodera, en realidad es una creación colectiva. Vale recordar algunas ideas de Artaud: 'La puesta en escena es instrumento de magia y hechicería; no reflejo de un texto escrito, mera proyección de dobles físicos que nacen del texto, sino ardiente proyección de todas las consecuencias objetivas de un gesto, de una palabra, un sonido, una música y sus combinaciones'... Entonces vemos un espectáculo inundado de las personalidad de Alberto Restuccia, pero también flota en él, con naturalidad, una tremenda actuación de Adrián Prego, un actor que Dodera había hecho convivir entre la ficción y el público durante todo un espectáculo en Los macbeths y que aquí, si bien por momentos debe realizar un rol similar, también manifiesta su gran capacidad como cómico, como creador de un personaje ingenuo y algo torpe que solo al caminar ya nos hace reír".

viernes, 7 de junio de 2013

uppercut teatral



fragmento del artículo "Uppercut Teatral", de Nelson Díaz publicado en CarasyCaretas:


"Alberto Restuccia y Adrián Prego en escena se complementan a la perfección. El primero es el profesor, el hombre de mil batallas teatrales, que juega con el espejo y las imágenes. Prego es su “discípulo”, dúctil, sólido, que aporta la música y las canciones, tomadas de una asturiana llamada Lorena Álvarez. El muchacho espera que llegue Juanita (su enamorada) y así poder casarse. El hilo conductor del texto son los recuerdos de Teatro Uno, su indeseable final y la huella que dejó en los aspirantes a actores, en el teatro, y en nosotros, el público. Restuccia agita, hace levantar la imaginación, cuestiona al poder establecido, a los pacatos, a los hipócritas. Prego canta, toca la guitarra, golpea la bolsa de arena, hace flexiones, sale de escena, regresa, hace reír".

domingo, 2 de junio de 2013

a por más de eso, por favor!

fragmento de comentario de Florencia Lindner:

ÍNTIMO
CRUDO
PERSONAL
EXPLÍCITO
FILOSO
JUSTO

El me gusta no me gusta ha muerto hace tiempo. No sé si me gustó. Esa es la verdad. Pero me hizo perder un poco la distancia. Me hizo mirar. Amé la comodidad, el calorcito, esa suerte de melancolía, esa belleza en la tristeza de los buenos recuerdos, muertos por el tiempo y la tecnología. Amé recordar que efectivamente mis recuerdos hacen mis 30 y que eso mismo es compartido, esa sensación de que estamos juntos, nos encontramos, nos VEMOS, podemos hablar y reírnos cerquita, sensación miel corazón erizo piel metralla corazón...

sábado, 1 de junio de 2013

malestar ariano (*)


fragmento del artículo "Clásicos, modernos, ultramodernos", de Jorge Arias en La República:
El gimnasio tiene la firma de Gabriel Peveroni, pero no reconocemos al autor de Luna roja” o Mc Morphine, sino al verdadero escritor de Uno diferente, autor y animador de P.U.T.O.: Alberto Restuccia. Fiel a su espíritu provocador, Restuccia arranca con la lectura de “Hablo por mi diferencia”, de Pedro Lemebel, luego cuenta la historia triste de su Casa de Teatro devenida gimnasio, recuerda a Luis Cerminara, alardea de sus preferencias sexuales, pide un aplauso para el autor de esta nota y su esposa, sigue hasta el previsible strip-tease final. ¡Ya lo habíamos visto! El gimnasio no es siquiera un capítulo más de una tenaz autobiografía.
(*) No acostumbro a escribir notas al pie. Esta vez no pude evitarlo, por la simple razón de contarles algo que sucedió y ustedes seguramente no tuvieron el placer de presenciar. En la función a la que asistió el poeta y crítico Jorge Arias, observé cómo mis compañeros de historia debieron sortear la prolongación labial del susodicho, que amenazó con ocupar todo el espacio escénico. Hubo un momento que la abultada malformación se rozó sugestivamente con la inflamación simultánea de una conocida crítica teatral. Sugerimos, a ambos, en nombre de casi toda la escena teatral montevideana, que desarrollen sus actividades gestuales en sitios habilitados para ello: clubes de cartas, casas de salud, coros barriales, etc. 

Juanita


viernes, 31 de mayo de 2013

miércoles, 29 de mayo de 2013

(im)personal trainer



fragmento del artículo (Im)personal Trainer, de Georgina Torello en La Diaria:

"EL GIMNASIO es un diálogo o varios diálogos entre Alberto, el dueño del gimnasio, y John Jairo, su ayudante. En este diálogo, de un humor perspicaz y licencioso, se instituye un doble sistema: mientras Alberto lee y escribe, John Jairo dice, sigue las líneas del texto de memoria, adhiere a los términos del contrato clásico entre espectadores y actores, en síntesis, “sabe” contenerse, representar y alternar, inclusive, los “característicos” que el texto parece poner en la obra casi como broma (el machito, el pajuerano, etcétera).
La acción se construye en diez rounds, retomando el pretexto deportivo como columna, que Ricardo Bartís instauró en su trilogía LA PESCA, EL BOX y EL FÚTBOL, y citando una mítica “guerra de los gimnasios”, abierta referencia al texto de César Aira. El gimnasio, sin embargo, se desliza por esa cultura macha para resistirla y detonar, además, el culto a los cuerpos “perfectos” a favor del cuerpo decadente como fuerza (el gusto por las cicatrices, las deformidades, las curvas, las marcas, se dice) y algunas derivaciones new age. Lo que se va a ver es, advierte John Jairo casi al principio, la última
función del espectáculo, dato que instala desde el comienzo varias nostalgias: lo que vemos como evento saldado, el pasado de Teatro Uno y su final, los abusos dictatoriales y la pérdida de una amada, con toda su fuerza metonímica".



lunes, 27 de mayo de 2013

ficción real


Entrevista al autor de EL GIMNASIO, una "ficción atravesada por la realidad", como la define Daniel Tapia de Teatral.com.uy. Peveroni habló sobre el proceso de creación y ensayo del espectáculo que estamos presentando en Centro Cultural Bosch y sobre su dueto artístico con la directora María Dodera.

Leer entrevista completa


"María puso su estilo de dirigir, yo mi dramaturgia, Adrián su versatilidad como actor y Alberto sus ideas y su identidad performática. Todos pusimos flexibilidad, nos dejamos confrontar y aprender de los demás. Hubo momentos muy complejos; Alberto, María y Adrián tienen cabeza de directores, están continuamente inventando, creando, analizando, y los tres también son actores, por lo que también ponen en debate la dramaturgia y las claves de dirección. Los ensayos no fueron fáciles pero fueron de altísima identidad. Y fueron necesarios para que ocurriera el proceso para llegar a EL GIMNASIO, para armar esta obra que propone, además de una historia, una clase magistral de Alberto, como actor, como dupla con Adrián, y poniendo en debate —como es su sello— la propia noción de teatro y la relación con el público. Y para esto último necesitábamos al público".

jueves, 23 de mayo de 2013

domingo, 19 de mayo de 2013

visita inesperada



En el estreno de EL GIMNASIO, el viernes 17 de mayo, nos acompañó la cantautora asturiana LORENA ÁLVAREZ. Sus canciones estuvieron desde el primer ensayo y algunas de ellas son intepretadas por John Jairo (el "rey de la canción telúrica") y el acompañamiento en pandereta y coros de Alberto. La visita de Lorena coincidió con su participación en el festival "Llegando a Montevideo", en dos shows en el Florencio Sánchez y en Sala Zitarrosa. Y no faltó al estreno. Gracias, Lorena, por la buena onda y por esas canciones que hablan de tu tierra y las volvimos nuestras.

http://lorenaalvarezysubandamunicipal.wordpress.com/


Mirá el clip de "La Boda", de Lorena Alvarez

sábado, 18 de mayo de 2013

y después nos fuimos a girasoles!


El estreno estuvo súper emocionante. Alberto sugirió ir a Girasoles, así que allá estuvimos en una larga mesa con varios amigos y todo el equipo... excepto John Jairo que tuvo que ir a presentar unos numeritos en otro boliche y llegó un rato después de las fotos.


martes, 7 de mayo de 2013

reservá tu acceso al gimnasio



Absurdo - Humor - Delirio - Box - Canciones lisérgicas - Amistad - Poesía 


EL GIMNASIO es el octavo espectáculo de la dupla PEVERONI-DODERA. El equipo conformado por el dramaturgo y la directora cumple en este 2013 sus primeros diez años de actividad artística, ciclo que se inició en el 2003 con el estreno de "Sarajevo esquina Montevideo" en Puerto Luna.

EL GIMNASIO es el regreso a los escenarios del actor ALBERTO RESTUCCIA.

EL GIMNASIO es un obra basada en hechos reales: TEATRO UNO se quedó sin escenario en el año 1999, cuando Alberto Restuccia y Luis Cerminara fueran desalojados del teatro que funcionaba en una casa de la calle Mercedes casi Tristán Narvaja. Poco tiempo después, en ese mismo espacio comenzó a funcionar un gimnasio. Una década y media más tarde,  Restuccia protagoniza una obra junto al actor y músico ADRIÁN PREGO en una sala teatral que antes fue un gimnasio... en un sótano de la calle Gonzalo Ramírez esquina Yaro donde funciona actualmente el Centro Cultural H. Bosch.

EL GIMNASIO cuenta la historia de un teatro que se convirtió en gimnasio y finalmente vuelve a ser un lugar escénico para que se cuenten algunas historias que deben ser contadas. Historias sobre cuerpos imperfectos, plantas y CANCIONES LISÉRGICAS, una boda que no se consumará y la entrañable amistad entre dos hombres que se juegan la vida en diez rounds de alta intensidad escénica. 

Es una producción GMC

FUNCIONES: Viernes 21.30 hs

Elenco: Alberto Restuccia y Adrián Prego
Escenografía/ Iluminación: Fernando Scorsela 
Vestuario: Virginia Sosa
Canciones: Lorena Álvarez
Arte/ Diseño: Sebastián Santana
Producción artística: María Dodera
Producción ejecutiva: Gonzalo Morales Colman
Asistencia de dirección y Dramaturgia: Gabriel Peveroni
Dirección General: María Dodera

Viernes a las 21.30 horas en Centro Cultural H. Bosch (Gonzalo Ramírez y Yaro)
Reservas 099 633677
Contacto: elgimnasiodealberto@gmail.com


miércoles, 24 de abril de 2013

una distracción


fotos de virginia sosa

JOHN JAIRO: Maestro, pégueme acá, en el brazo.
ALBERTO: ¿Así?
JOHN JAIRO: Más fuerte, Maestro.
ALBERTO: ¿Así te gusta, pendejo?
JOHN JAIRO: ¿Sabía que los golpes endurecen? Estuve pensando en eso, que los golpes endurecen los músculos. Allá en el pueblo, de donde vengo, jugábamos a eso, a hacer músculos.
ALBERTO: ¿Y cuándo?
JOHN JAIRO: ¿Cuándo qué?
ALBERTO: Cuando debutaste.
JOHN JAIRO: ¿Y eso? Es personal, Maestro.
ALBERTO: A mí me violó un cura.
JOHN JAIRO: Yo violé.

ALBERTO: ¿Cómo?
JOHN JAIRO: Una niña, tendría doce. Vino y me dijo: ¿me violás? Y la violé.
ALBERTO: ¿Con su consentimiento?
JOHN JAIRO: Sí.
ALBERTO: Con consentimiento no hay violación.
JOHN JAIRO: Pégueme otra vez, Maestro... Ahí, no, no sea bestia.
ALBERTO: Y capaz que se endurece.
JOHN JAIRO: ¿A usted le gusta?
ALBERTO: ¡Es hora de regar la planta, John Jairo!




miércoles, 17 de abril de 2013

el gimnasio en proceso

A un mes del estreno, el gimnasio se va armando.
Alberto descansa después de probar el caminador.
Adrián ensaya una de las canciones de Lorena.

Otra vez a la acción!
Alberto en la Ondina fija, bien ochentera.
Adrían probando movimientos frente al espejo.


miércoles, 3 de abril de 2013

primeros ensayos

La puerta del gimnasio, en la calle Gonzalo Ramírez. Allí donde se ve el reflejo sucede la acción,  se dispara una historia de amistad entre dos hombres. Es un sótano, un underground, el tipo de lugares que le gustan a tipos como Alberto. Allí conocerán también las canciones y los dichos de John Jairo, un muchacho que vino del campo, que antes trabajaba en la barraca de enfrente y ahora está ahí, en un gimnasio que se ha vuelto teatro y han colgado un cartel que dice Centro Cultural H.Bosch.
El viejo boxeador en el espejo, a la deriva entre sus palabras y las de otro, un otro que es él mismo: un tal Alberto. ¿Quién es Alberto? ¿Un falso profesor de aerobic? ¿Un personaje que no quiere hablar del pasado? ¿Un actor que sigue resistiendo, sea cual sea el escenario? 
John Jairo espera a que llegue la pendeja. Dice que se va a casar con ella, que van a ser felices.  De la espera salen las canciones y salen también otros dolores, no menos pequeños. 
Antes del box, antes del juego, antes del desenlace, antes de que suceda lo irremediable, antes de la inevitable poética de dos cuerpos imperfectos preparándose para una boda imposible. Ella no vendrá, dice Alberto. No importa que ella no venga, tiene más que claro John Jairo. Lo importante es saber que existe al menos la fantasía.

lunes, 1 de abril de 2013

diez años de la dupla peveroni-dodera






En el año 2003 se estrenó Sarajevo esquina Montevideo, primer espectáculo estrenado con texto de Peveroni y dirección general de Dodera. Obra premiada en el año 2003 con un Florencio a Mejor Actor por la labor de Iván Solarich. Recibió otras dos nominaciones en las categorías Texto y Escenografía. El texto fue finalista del premio Dramaturgia Innovadora (España, 2003), siendo publicado por Casa de América.

El hueco se convirtió en uno de los espectáculos teatrales más exitosos de la temporada 2004 en Montevideo, vendiendo 3.000 localidades en 20 funciones. Recibió dos premios Florencio a Mejor Vestuario para el diseño de Ana González y Mejor Ambientación Sonora por el trabajo en vivo del grupo de hip-hop Latejapride, siendo nominado en las categorías Texto y Escenografía.

Groenlandia contó con el aporte de Fundación Bank Boston y Antel, en una puesta en escena no-convencional desarrollada en el piso 26 de la Torre de las Telecomunicaciones entre los meses de octubre y noviembre de 2005. Fue premiada por Mejor Actor de Reparto a la labor de Nicolás Becerra y por Mejor Vestuario para el diseño de Ana González. Recibió otras nominaciones a Mejor Texto, Mejor Actriz (Noelia Campo) y Mejor Ambientación Sonora (Federico Deutsch, Samantha Navarro). El texto resultó ganador como Mejor Texto Dramático en el concurso anual del MEC.

Luna roja fue una producción de IAM (Instituto de Actuación de Montevideo), con un grupo de actores de la generación de egreso de la escuela. Obtuvo el Florencio 2006 a Mejor Ambientación Sonora (Alfredo Leirós), siendo nominada la puesta en escena a Elenco, Iluminación (Álvaro Bonaglia) y Vestuario (Felipe Maqueira).

Berlín, subtitulada ‘poema hiperrealista para tres voces y una laptop’, implicó una intervención escénica en toda la planta baja de Instituto Goethe. El elenco estuvo integrado por Álvaro Armand Ugon, Gabriela Iribarren y Alejandra Cortazzo. Por esta puesta, Dodera fue considerada Directora del Año por el diario El País en el año 2007.

Exterminio llevó al escenario teatral la temática contemporánea de los reality-shows, en un riesgoso planteo posdramático. El Teatro Circular invitó a la directora María Dodera y al escritor Gabriel Peveroni para este proyecto escénico.

Shanghai tuvo como punto de partida la investigación sobre los personajes Melina (Groenlandia) y Joy (Berlín), quienes permanecen atascados en un tiempo y lugar imprecisos, en tránsito, protagonistas de una amarga distopía. Esta obra culminó el trabajo de investigación dramatúrgico sobre el “no-lugar”, la despersonalización y la fragmentación en el lenguaje escénico, a través del estudio de personajes cuyas prehistorias presentan familias quebradas por exilios, con las marcas latentes de las crisis políticas y económicas de finales del siglo XX. Estrenada en 2011, fue interpretada por Noelia Campo, Fernando Amaral y José Ferraro. El texto fue seleccionado por Iberescena para publicarse en la antología iberoamericana publicada por Paso de Gato.

domingo, 31 de marzo de 2013

comentario de rafael courtoisie


“No son dos púgiles, no son dos luchadores de Sumo, no son dos kung-fu fighters; son dos dialogantes que enervan, que te hacen transpirar la camiseta y gozar como espectador y como actor. En EL GIMNASIO se construye la diferencia, se opta, se opone y se resuelve, a ritmo de vértigo. En la época del fitness y del gym, este culto del cuerpo en el alma deviene en calistenia del ser y del parecer. La figura fantasmática del chileno Pedro Lemebel, travestido en forma de "prólogo", abre el juego. El espectador, jadeante, piensa y goza. Dos cosas que no suelen ocurrir juntas”.

lunes, 4 de marzo de 2013